//Saraí

Saraí

Alexander Vargas Aguilar

La vi irse por una de las tantas callecitas angostas que tiene el centro de la ciudad capital. No podía dejar de pensar en sus ojos, tan grandes y redondos…

Saraí PDF