//Ni el hereje, ni el bastardo El mártir de su revolución